Descripción

La sede de la UNED de Pontevedra se encuentra situada en el populoso barrio de Monte Porreiro a una distancia del centro de la ciudad de unos 3 km. aproximadamente.

No se podrían describir las características del inmueble sin tener en cuenta el terreno en que se encuentra ubicado. Se trata de la antigua finca de Monte Porreiro, situada en la ribera izquierda del río Lérez, dotada de especies arbóreas singulares por su antigüedad y escasez en estas latitudes, y que a principios de siglo cobijó un magnífico balneario y un acogedor mirador (reconstruido por la Escola - Taller de Monteporreiro), desde el que se puede contemplar la ciudad y el río Lérez cuando se convierte en ría al encontrarse con el Océano Atlántico.

El edificio ocupa unos 7.000 metros cuadrados dentro de los 21.900 metros cuadrados que es la extensión total de la finca propiedad del Patronato (que en su momento fue adquirida por un precio simbólico a la hoy desaparecida Caja de Ahorros de Pontevedra).

La construcción se planeó pensando en la conservación de la belleza de los árboles que lo rodean, con una cimentación que no resultara agresiva. Así, contemplando el edificio desde su parte posterior se puede ver cómo todo él pivota alrededor de una gran araucaria, árbol procedente de América y que no suele encontrarse por estos lares. Son impresionantes también las secuoyas, algunas de más de dos metros de diámetro, que jalonan toda la linde oeste del terreno. Abundan también los árboles frutales y las camelias, flor de las Rías Baixas por excelencia.

El edificio consta de tres plantas escalonadas, de estructura netamente funcional; está rematado con cubierta plana, lo que permite la apertura de vanos a través de los cuales se reparte la luz cenital a muchas de las dependencias. Pensando en los usuarios, el centro ha optado por una política de accesibilidad arquitectónica, para que cualquier persona con discapacidad tenga a su alcance los medios y accesos necesarios para poder llevar una normal actividad académica.

Sorprende la horizontalidad de su fachada principal, recorrida, en su parte superior, por una doble fila de ventanas continuas que presenta la portada ligeramente adelantada y a la que se accede por una amplia escalinata; esta horizontalidad contrasta con el tratamiento dado a su fachada posterior, integrada en el medio natural del hermoso parque que rodea el edificio; en ella la arquitectura se supedita magníficamente a la naturaleza y es el edificio el que se adelanta o retranquea, respetando la ubicación de los árboles.

En el interior, un amplio vestíbulo en el que la luz se convierte en el elemento principal a través de un sistema de cubos de cristal que permiten la creación de un espacio diáfano y luminoso, no adivinado si se tiene en cuenta la maciza estructura exterior.

Un gran mural, obra del pintor pontevedrés Manuel Moldes, decora uno de los laterales del vestíbulo; en él, el pintor apartándose de fórmulas tradicionales, evidencia una gran carga simbólica, plasmada en una figuración conceptual impregnada de elementos vanguardistas geometrizantes que en algunos puntos se acercan a planteamientos románicos. Partiendo de la génesis del Mundo, aborda la evolución del hombre, firmemente cimentada en la Ciencia y el Saber. Utiliza una pincelada gruesa y contundente y muestra su preferencia por el uso de los colores ocres, manejados con gran maestría.

La distribución se realiza en tres plantas. En la planta principal se sitúa el salón de actos, con capacidad para 250 butacas dotadas con pala de escritura, las oficinas administrativas, despachos de Dirección y Secretaría General, Sala de Juntas y 10 aulas, 6 de ellas con 25 plazas y 4 con 55 plazas y una de 30 plazas y 2 tutorías. También en esta planta se encuentran la Sala de Profesores, aula de Internet y un amplio vestíbulo.

La planta inferior, a la que se puede acceder directamente desde el parque, está dividida en dos grandes secciones; en una de ellas se sitúa la sala de Medios Audiovisuales. En la misma sección están el servicio de librería, el servicio de cafetería, y las dos grandes aulas de exámenes, que también se utilizan para clases de primeros cursos, con una cabida de 170 sillas cada uno. En la otra parte de esta planta se ubican los Laboratorios de Física, que incluye un cuarto oscuro, de Química, de Psicología y de Electrónica. Dispone también de una sala para la Delegación de Alumnos.

En la planta alta del Centro se encuentran: la zona destinada a Aula de Informática, el servicio de Fonoteca y Videoteca, así como la Biblioteca dotada de 134 puestos de lectura y 6 de investigador. Hay, además, y 4 aulas para alumnos.

La parte frontal del Edificio cuenta con un aparcamiento con cabida para unos 100 coches.

La inauguración del edificio tuvo lugar el día 23 de octubre de 1987, coincidiendo con la apertura de curso y contando con la presencia de Dª Elisa Pérez Vera, entonces Secretaria General de Universidades; D. Jaime Montalvo Correa, Rector Magnífico de la UNED, y todas las autoridades autonómicas, provinciales y locales. El entonces Conselleiro de Educación de la Xunta de Galicia, D. Javier Suarez-Vence Santiso, sería el encargado de cortar la cinta simbólica.

La labor del Patronato, presidido entonces por el Ilmo. Sr. D. Mariano Rajoy Brey, Presidente de la Excma. Diputación de Pontevedra, del Excmo. Ayuntamiento de Pontevedra, de la Xunta de Galicia y de la Caja de Ahorros Provincial de Pontevedra, hoy Caixanova, unido al tesón de las personas que encarnaban en esos momentos las instituciones promotoras así como a los directores que han dirigido la institución desde sus inicios, Prof. Dr. D. José Antonio Souto Paz, Prof. Dr. D. Alejandrino Fernández Barreiro, Prof. Dr. D. Jesús Ossorio Pelaez y el Prof. Dr. D. Eduardo Moreno Piquero, hicieron posible una realidad de la que Pontevedra y la propia UNED deben sentirse orgullosas.

Ubicación

Ver Mapa