"Las Administraciones Públicas tienen la obligación de acercar el ámbito de la justicia al ciudadano"

29 de noviembre de 2017

Ana María Castro es abogada experta en discapacidad y dependencia y presidenta de la Asociación In.Xurga de juristas inclusiv@s de ámbito autonómico de Galicia. Desde hace años su despacho trabaja conviritendo en textos de Lectura Fácil sentencias y resoluciones judiciales. Del 6 al 27 de noviembre impartirá en el Centro Asociado de Pontevedra un curso centrado en la materia.

En primer lugar, ¿qué es la lectura fácil?

La lectura fácil es una técnica que trata de hacer sencillo un texto para que pueda ser entendido y comprendido por personas con discapacidad intelectual o personas que tienen dificultades en la comprensión o las que están aprendiendo nuestra lengua o las que tienen un nivel cultural muy bajo. Los textos que se adaptan deben seguir unas directrices en relación al lenguaje, contenido, forma. Esas directrices es lo que pretendemos mostrar en el curso así como realizar una seria de supuestos de adaptaciones de textos jurídicos, cuentos infantiles, web, formularios… 

Desde hace años, tu bufete trabaja adapatando sentencias para que puedan ser comprendidas por todos y todas. ¿Este trabajo no debería ser realizado desde la propia administración?

Si, por supuesto, las Administraciones Públicas tienen la obligación de acercar el ámbito de la justicia al ciudadano. Dentro de ese entorno se encuentran las sentencias y resoluciones judiciales tan difíciles de comprender al ciudadano medio y mucho más difíciles, por poner un ejemplo, para una persona con discapacidad intelectual. Existe en Asturias un proyecto en el que se adaptan sentencias a personas con discapcidad inteletual que han sido parte en un procedimiento judicial, a cargo de presupuestos del departamento de justicia aunque sólo las dictadas en ciertos ámbitos como en familia por ejemplo. En el artículo 2 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad reza: “La «comunicación» incluirá los lenguajes, la visualización de textos, el BraiIle, la comunicación táctil, los macrotipos, los dispositivos multimedia de fácil acceso, así como el lenguaje escrito, los sistemas auditivos, el lenguaje sencillo, los medios de voz digitalizada y otros modos, medios y formatos aumentativos o alternativos de comunicación, incluida la tecnología de la información y las comunicaciones de fácil acceso “. Como se observa está regulado en nuestro país, por lo que la Administración tendrá que dotar de profesionales que realicen esas adaptaciones jurídicas a los colectivos que lo necesiten presupuestando partidas para ejecutarlo con el fin de que las personas con discapacidad intelectual puedan disfrutar de sus derechos en igualdad, entre ellos, el derecho al acceso a la justicia. 

 

El País Vasco ha sido la primera administración española en poner en marcha un proyecto de Lectura Fácil que acercara el lenguaje administrativo a los ciudadanos. ¿Existen experiencias similares en Galicia?

En Galicia no existe un servicio similar al de Asturias o del País Vasco. Se ha presentado hace unos meses por mi despacho profesional a la Consellería de Xustiza de la Xunta de Galicia un proyecto denominado “Xustiza con apoios” , algo más ambicioso que el que se lleva a cabo en Asturias incluyendo por ejemplo la adaptación de sentencias y resoluciones judiciales en todos los ámbitos del Derecho incluido el penitenciario y, por supuesto, en lengua galega. No se ha estimado por la Consellería. Asimismo considero que sólo un profesional del derecho instruido en la técnica de lectura fácil podrá realizar adaptaciones de textos jurídicos por la propia complejidad de la materia. Es un derecho de toda persona comprender qué es lo que está sucediendo con su vida, en este caso, a qué se le ha condenado, qué se le ha otorgado, qué debe realizar ,etc en definitiva qué ordena su sentencia.Y los poderes públicos tienen que facilitárselo.

Más información

Sobre el curso